Cuenta tu propia historia antes que otros la cuenten por ti

“Las grandes historias le ocurren a aquellos que pueden contarlas.”
Ira Glass, Escritora y contadora de historias de los Estados Unidos

El contar historias o storytelling, es la habilidad de comunicar un mensaje o transmitir una iniciativa utilizando historias (personales o de otras personas) como herramienta, con el objetivo de conectar emocionalmente con su audiencia.

Hoy quiero compartir una nota de clase que leí en el curso “Contar Historias para el Cambio”, también llamado Storytelling, el cual estoy tomando a través de la plataforma NovoEd, impartido por Acumen Fund. Más detalles al final del artículo.

CUENTE SU PROPIA HISTORIA ANTES DE QUE OTROS LA CUENTEN POR USTED
Por Kate Nugent

Hace varios años estaba facilitando un programa de capacitación sobre Presencia de Liderazgo con participantes de distintas empresas de todo el país. El programa comenzó a las 8:30. A las 8:35 tenía 7 de los 8 participantes, así que comenzamos. A las 8:50 se abrió la puerta del salón de conferencias y entró apresurado el número ocho.

Sabía por mi lista de participantes que se trataba de la vicepresidenta de una empresa de servicios financieros de alto nivel en la ciudad de Nueva York. Estaba vestida de manera impecable con un traje negro y zapatos Prada. Parecía una modelo haciendo el papel de una ejecutiva. Y estaba hablando por su celular.

Se paró en la parte posterior del salón, hablando suavemente con quien estaba al otro lado de la línea. La energía del salón cambió para pasar a ser lo que yo llamaría “tolerancia tensa”, mientras que Pam (no es su verdadero nombre) terminó su conversación. Cuando finalmente se unió al grupo, se sentó en la silla mirándose los zapatos y frunciendo el ceño.

Podría hacer una pausa en este punto de la historia para un comentario didáctico; si usted ha tomado el taller Liderando con Presencia, sabe que las historias personales pueden contener múltiples mensajes, Por ejemplo, podría señalar que esa energía negativa puede ser realmente contagiosa o algunas veces es más importante estar presente en el momento que hacer cosas.

Lo que me resulta más interesante y aleccionador fue lo que empezó a ocurrir conmigo y con otros participantes. Empezamos a inventar historias en nuestra cabeza sobre esta mujer. Mi historia era sobre una neoyorkina estirada que no se molestaba en estar presente para un seminario que evidentemente le hacía falta y que su jefe probablemente la había obligado a asistir. A juzgar por las caras de los otros, cuando Pam habló, sus historias no eran más halagadoras.

Yo traté de acercármele durante un receso; ella estaba constantemente hablando por teléfono y entraba tarde al salón. Mi irritación creció.

Esa tarde pasamos a un ejercicio en el cual los participantes identifican momentos en sus vidas que forjaron directamente sus estilos de liderazgo. Este ejercicio tiende a ser transformador, pues la gente establece conexiones entre cómo eran cuando niños y jóvenes adultos y cómo son ahora como líderes.

Cuando le tocó el turno a Pam ella describió una niñez en un entorno de pobreza, criada por una madre soltera que había inmigrado a América desde Vietnam. El único mensaje que la madre de Pam repetía una y otra vez era “El trabajo es la cosa más importante que uno puede hacer. Asegúrate de aprender a valerte por ti misma para que no termines como yo”.

A medida que Pam hablaba, se podía cortar el aire con cuchillo en el salón. Nuestras historias sobre ella se desvanecieron y se sintió un aire nuevo, lleno de empatía y curiosidad. Pam empezó a levantar su cabeza en el círculo y a hacer contacto visual; su participación y su energía crecieron. Al abrirse, ella se permitió estar más presente. A la vez el resto del grupo abrió su lenguaje corporal a Pam; descruzaron los brazos y se inclinaban hacia ella cuando ella hablaba.

Durante la sesión de resumen al final del día, un ejecutivo de un organismo del gobierno captó con precisión la lección aprendida: “Es muy difícil pensar mal de alguien que se nos ha abierto sinceramente.”

Nosotros los seres humanos estamos equipados para la narrativa. A falta de una historia, la inventamos. Cuente su historia primero. Deje las cosas en claro. Su gente lo va a seguir, como dijo el gurú del liderazgo Noel Tichy, el liderazgo es autobiográfico: Si yo no lo conozco a usted como persona, ¿Cómo voy a conocerlo como líder?

La autora del artículo, Kate Nugent, es directora, consultora y coach. Ella ha llevado a cabo programas de desarrollo de liderazgo para organizaciones tales como American Express, General Electric, Deloitte Consulting y Merrill Lynch.  Para saber más sobre Kate Nugent haga click aquí.

Acumen Fund es una institución sin fines de lucro que lucha contra la pobreza a través de la inversión en educación, emprendimiento social y el empoderamiento de comunidades pobres. Recomiendo a todos investigar más sobre Acumen Fund y ver de qué manera se puede contribuir.

También, les invito a ver esta TED Talk impartida por Jacqueline Novogratz, fundadora de Acumen Fund.

Video – Inspirando una Vida de Inmersión

Si te ha gustado esta publicación, sería útil saber qué piensas, tus comentarios, y también que lo compartas con tus amigos y contactos a través de las redes sociales. Puedes visitar mi página de Facebook y dejarme un “Me gusta”. Gracias por tu visita.

Foto cortesía de Flickr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s